Menú Cerrar

La intolerancia informativa

 La intolerancia informativa se convierte en un problema cuando la gente siente que debe ignorar la información  por completo

«Cada vez más personas sienten fatiga informativa y se apartan de las noticias, aunque sólo sea ocasionalmente. Nosotros también, aunque nos ganemos la vida estudiando las noticias», explican  investigadores en comunicación política y periodismo.

Ellos son Benjamin Toff, Ruth Palmer y Rasmus Kleis Nielsen en su libro Avoiding the News: Reluctant Audiences for Journalism, publicado oficialmente en Estados Unidos el 26 de diciembre de 2023.

Transcribimos la entrevista realizada por Alexandra Klinnik y Aude Nevo, del MediaLab de l’Information de France Télévisions:

Auténtico fenómeno social, las nuevas cifras de desconfianza hacia los medios de comunicación ocupan cada año el centro de los sondeos de opinión.
Cansancio emocional, falta de confianza: ¿cómo abrirse paso entre esta cacofonía de ruido inaudible?
Según el libro, el 3% de los individuos de los seis mercados estudiados son «evasores de noticias», es decir, personas que leen las noticias menos de una vez al mes.
En algunos países, la cifra alcanza el 10%, y va en aumento. Benjamin Toff, coautor del libro, accedió a responder a nuestras preguntas sobre estas personas alérgicas a las noticias.
¿Quiénes son estas personas? ¿Cómo se habla con ellos? ¿Cómo funciona la intolerancia informativa?

¿Quiénes son los «infófobos», las personas que evitan deliberadamente las noticias?

Distingo entre «infófobos sistemáticos», que consultan poca o ninguna información, e «infófobos selectivos», que evitan deliberadamente sólo un determinado tipo de información.
Los primeros nos preocupan más porque acceden poco o nada a la información por voluntad propia.
No prestar atención les excluye de la vida pública, aunque ya estén muy alejados de las esferas de poder. Existe una fuerte correlación entre el uso de la información y la implicación política.

¿Cómo se explica el aumento de la infofobia?

Las razones son variadas y pueden estar relacionadas con la evolución de los medios de comunicación.
También con el valor que se da a la información en nuestras sociedades o los cambios en el periodismo.
Factores como la edad, el nivel socioeconómico o el desinterés por la política existen desde hace mucho tiempo.
Hoy en día, sin embargo, los medios de comunicación ofrecen una gama mucho más amplia de entretenimiento. Así, compitiendo directamente con la información por la atención.
Frente a una multitud infinita de perspectivas sobre el mundo, a la gente le resulta más difícil dar sentido a la información a la que tiene acceso.
En consecuencia, cada vez son menos proclives a desarrollar hábitos de consumo de información.

¿Qué significa ser un «infófobo sistemático» en un mundo en el que la información es abundante y fácilmente accesible?

A muchas personas que evitan sistemáticamente la información no les cuesta mucho esfuerzo.
Algunos han abandonado por completo las plataformas de redes sociales, eliminando así una fuente de exposición a las noticias.
Otros utilizan estas plataformas pero rara vez están expuestos a las noticias.
Esto puede explicarse por dos fenómenos. En primer lugar, los algoritmos de las plataformas crean burbujas de información.
En segundo lugar, es menos probable que las personas que conocen compartan noticias con ellos.
Muchos «infófobos sistemáticos» rechazan el periodismo tradicional en favor de fuentes de información alternativas.

¿Diría que la mayoría de ellos no evitan las noticias, sino que las consumen de otras formas, a través de otros medios? ¿Cuáles serían esas alternativas?

No todos los «infófobos sistemáticos» consumen fuentes alternativas de información. Pero algunos sí. En particular, se interesan por las personas influyentes a las que consideran más auténticas y accesibles que los periodistas tradicionales. Otros se informan a través de amigos y familiares. Lo que les permite estar al corriente de los grandes acontecimientos sin depender de los medios de comunicación.
En Estados Unidos, una parte importante de los «infóbobos» son políticamente comprometidos. Principalmente del lado conservador. Se informan a través de canales alternativos, como las redes sociales, que consideran un contrapeso al sesgo liberal de los medios tradicionales. Sin embargo, esta tendencia sigue siendo minoritaria, y la mayoría de los «infóbobos» permanecen políticamente desvinculados.

¿Es realmente un problema «apagar las noticias y cultivar tu jardín», como dijo Lukas Nelson?

¿La felicidad reside en la ignorancia?

No es necesariamente un problema. Pero las personas abrumadas harían mejor en dar un paso atrás y aplicar estrategias de información más sanas. Mucho más acordes con su personalidad y estilo de vida. Podrían preferir formas de información menos gravosas emocionalmente. Como leer un periódico o escuchar las noticias en la radio o a través de un podcast.
La intolerancia a la información se vuelve problemática cuando las personas creen que deben ignorarla por completo.O cuando carecen de las herramientas necesarias para desarrollar hábitos de seguimiento de las noticias.
Este fenómeno es especialmente notable entre las personas que ya están marginadas en la sociedad. Se crea un círculo vicioso porque los medios de comunicación no llegan a ellos.

Usted señala que:

«La gente se culpa a sí misma por evitar las noticias al menos tan a menudo como culpa a las noticias». ¿Cómo lo explica?

Seguir las noticias suele considerarse una norma social. Existe una disonancia cognitiva entre los individuos que han asimilado estas normas como parte de su deber cívico. Luchan por conciliar estas creencias con su comportamiento infofóbico. Lo que les lleva a lamentar no hacer más por seguir las noticias.

Algunos atribuyen esta disonancia a un fallo personal. Aunque creen tener muy buenas razones para no dedicar más tiempo a las noticias. Señalan su personalidad ansiosa. Su falta de educación o su implicación política.

Otros, en cambio, consideran que la culpa es de los medios de comunicación. Dicen que estarían más interesados si los medios de comunicación presentaran las noticias de una manera más educativa. O menos deprimente, o de una manera que fuera relevante para sus preocupaciones.

Si nuestra atención es tan valiosa, ¿por qué queremos gastarla en algo que puede no durar al día siguiente?

Si somos intelectualmente honestos, está claro que nuestro compromiso con la información es importante. Surge del deseo de mantener nuestra posición en nuestras comunidades.
De este modo se podrán garantizar los beneficios sociales que de ella se derivan. Esta es una de las principales razones por las que quienes siguen asiduamente las noticias lo hacen. Estos beneficios sociales tienen significado y valor.
A veces constituyen la base misma de una acción política eficaz.
Una de las mejores estrategias para evitar sentirse abrumado por las noticias es reducir las fuentes de información. Esto en favor de fuentes de calidad. Pero, ¿cómo se define una fuente de información de calidad?
La definición de una fuente de noticias de calidad es inevitablemente subjetiva. A mi modo de ver, esta valoración se basa en dos aspectos:cómo se informa y cuál es la naturaleza de la noticia. La cuestión del «cómo» se refiere a la manera en que los medios de comunicación buscan y difunden información que no es accesible de otra manera.

¿Lo hacen con transparencia, imparcialidad y profesionalidad? ¿Intenta abarcar todas las perspectivas del tema?

La dimensión del «qué» explora si el medio aborda temas para una sociedad más justa. Este segundo componente divide las opiniones sobre la propia definición de calidad. A algunos les gustan los matices y la complejidad. Mientras que otros prefieren que los medios simplifiquen para facilitar la vida cotidiana. Sintetizar es útil, pero hay que tener cuidado de no confundirlo con la calidad fundamental del medio.

Conclusión: ¿cómo re-conectar con el «infófobo»?

Los periodistas tienen que hacer campaña, literalmente, por el periodismo.
«Para una profesión y una industria basadas casi por completo en la comunicación, el periodismo y los medios de comunicación pueden parecer a veces curiosamente incapaces de transmitir el significado de su propio trabajo».
Este es el resumen del estudio de Reuters, frente a la retórica antimedios y las campañas de deslegitimación. Es importante saber responder a las críticas y presentar contraargumentos a las acusaciones vertidas contra el periodismo.
Los argumentos vagos sobre la «salvaguarda de la democracia» son demasiado abstractos para ser eficaces. Esta defensa es difícil en un contexto en el que la propia definición de periodismo sigue siendo poco clara.
«Si el periodismo es un bien público, merece una defensa pública bien articulada», insiste el estudio.
Los lectores no van a ver de repente las virtudes del trabajo de los periodistas. Corresponde a los medios de comunicación ser proactivos, hablar abiertamente de sus defectos (¡y de sus cualidades!) y reafirmar sus valores ante el público.

Un contenido digerible

 Por otra parte, se trata de llevar de la mano al lector y hacer que el contenido sea lo más digerible posible. Es importante comprender que «el meollo del problema no es la inteligencia, sino la inteligibilidad» de los artículos. Los medios de comunicación a menudo asumen que el lector ya tiene cierto conocimiento de la política. Al igual que los actores y las instituciones.
Resulta revelador que en 2016, tras el referéndum del Reino Unido sobre su pertenencia a la Unión Europea, Google informara de que las búsquedas de «¿Qué es la UE?» Y «¿Qué es el Brexit aumentaron en toda Gran Bretaña hasta altas horas de la noche.
Los resúmenes sencillos que acompañan a artículos más profundos podrían satisfacer mejor las necesidades de los distintos lectores. La personalización también podría ofrecer historias adaptadas a los intereses individuales de los usuarios. Y a sus niveles previos de conocimiento.
Por último, se trata de crear un sentimiento de comunidad, y no sólo para la «élite». Aunque los medios de comunicación ya saben cómo cuidar a sus lectores más acaudalados a través de grupos de LinkedIn, por ejemplo. O también «seduciéndoles con reseñas de productos de consumo. Y reportajes de viajes vinculados a ingresos por afiliación y publicidad», cuidando a otras partes de la audiencia.

Benjamin Toff